Los universitarios implantan sus proyectos en empresas reales

La universidad tiene como una de sus funciones formar a los estudiantes para llegar a ser profesionales de su campo. Para ofrecer una formación completa y cercana al mundo empresarial real, y fortalecer las competencias de los estudiantes,  la universidad colabora con varias empresas permitiendo así que los alumnos experimenten cómo sería trabajar de forma casi profesional.

 

Desde BSH Electrodomésticos España apostamos por una formación universitaria muy próxima a la realidad  de la empresa. Por ello, apoyamos y mantenemos una estrecha colaboración con las universidades para que los estudiantes dispongan de una relación real con el ámbito empresarial al que se enfrentarán una vez terminen sus estudios y se incorporen al mundo laboral.

 

Desde nuestra compañía, colaboramos cada año en el programa de desarrollo de Proyectos de Mejora en la Industria que se lleva a cabo en el Grado de Ingeniería de Tecnologías Industriales en la EINA (Escuela de Ingeniería y Arquitectura) de la Universidad de Zaragoza.

 

Este programa, que lleva en marcha desde 1986, ofrece a los estudiantes la oportunidad de crear un proyecto real para una compañía que pueda llegar a ser implantado. Para ello, los alumnos están tutorizados por un profesor de la universidad y un profesional de la empresa, que les guiarán en el proceso de aprendizaje y desarrollo. Se genera una activa interacción entre profesionales, profesores y estudiantes, nutriéndose todos ellos del intercambio de experiencias.

 

El objetivo del programa Proyectos de Mejora en la Industria es doble: las empresas pueden acometer proyectos que la presión del día a día no permite afrontar y para los alumnos es la oportunidad de trabajar por primera vez de una forma casi profesional.

 

BSH España ofrece varios proyectos que cuentan con un presupuesto real para su realización. Estudiar el mercado de la dosificación de detergente y validar las condiciones de contorno para un diseño nuevo de cubeta en lavadoras, cómo reducir el impacto ambiental, o utilizar la realidad aumentada para desarrollar herramientas de ayuda a la reparación, son algunos de los proyectos en los que trabajarán este año los futuros ingenieros.