Fisiocoaching, el proyecto de BSH que previene las lesiones musculares laborales

La salud de sus trabajadores es una de las principales preocupaciones de BSH España. Por ese motivo, la compañía ha desarrollado el proyecto Fisiocoaching, una iniciativa que busca reducir y prevenir las tensiones musculo-esqueléticas que se producen en el entorno laboral. Estas lesiones afectan a estructuras corporales como los músculos, articulaciones y tendones de nuestro cuerpo y pueden ser debidas a posturas forzadas, al envejecimiento o a un trabajo prologado en las cadenas de montaje. Para combatir sus riesgos ha surgido el proyecto fisiocoaching, una iniciativa que se integra dentro de la cátedra Empresa Sana, creada en 2013 en colaboración con MAZ, la Universidad de San Jorge y BSH Electrodomésticos España.

Sandra Fernández forma parte del departamento supply chain de BSH España y pasa 7 horas diarias delante de la pantalla del ordenador. Es una de las empleadas que se ha acogido al proyecto Fisiocoaching desde su comienzo: “Cualquier opción que mejore la salud me parece un acierto. Aprender a conocer tu cuerpo y cuidarte es esencial, sobre todo cuando tienes una edad que ya pasa los 40 y se nota”.

Sandra también señala otras ventajas de este programa, que considera una buena oportunidad para todos los empleados de BSH: “Es completamente gratuito y dentro del horario laboral, que con niños siempre es complicado conciliar los tiempos”. Trabaja en una oficina y a ella le han recomendado estiramientos asociados a dolencias de empleados que pasan mucho tiempo delante del ordenador: “Tengo que hacer estiramientos enfocados en la espalda, que al final es la que más sufre estando sentada todo el día. También me han recomendado ejercicios físicos continuos para combatir el sedentarismo”, asegura.

Una vez apuntada al proyecto, asistió a un curso impartido por una fisioterapeuta y un médico de BSH España, que le explicaron el propósito de la iniciativa y le recomendaron distintos estiramientos según su puesto de trabajo. A Sandra también le enseñaron ejercicios que ella no conocía y que sigue utilizando tanto en el trabajo como fuera de la compañía. “Además, las personas que trabajan en el centro médico de BSH aceptan sugerencias. Yo utilizo los rodillos de espuma para estirar en casa, se lo sugerí al centro y me dijeron que estaban en ello. En efecto, ahora ya los tenemos”.

En las instalaciones de BSH España hay una sala específica para que los empleados realicen estos estiramientos. Sandra baja algunos días, pasa de 5 a 10 minutos realizando sus ejercicios y asegura que los resultados están siendo muy positivos. “Yo procuro cuidarme y hacer ejercicio también fuera del trabajo para fortalecer la espalda. El programa fisiocoaching y la sala de estiramientos son perfectas para complementar mi proyecto personal de cuidar mi espalda y me permite estirar a diario durante mi jornada”. Además, las personas que se acojan al proyecto fisiocoaching también pueden descargarse una aplicación en su smartphone que les hará mucho más fácil la tarea de hacer ejercicio.

Esta app enmarcada dentro la cátedra Empresa Sana elige los ejercicios que mejor se adecúan a las necesidades de los empleados. Lo hace teniendo en cuenta su nivel físico y el puesto que ocupan en la empresa, pues no será lo mismo si trabajan en la cadena de montaje o en una oficina.    

“Es un lujo poder bajar en cualquier momento y cambiar el chip. Además, también te hace ser más productivo”, asegura Sandra, que cree que una de las ventajas del programa es que puede mejorar su rendimiento laboral. Esta iniciativa que busca sensibilizar sobre la salud de los empleados ya está dando buenos resultados. Muchos empleados de la compañía ya están mejorando su condición física: el plan de salud de BSH España ya ha reducido un 12% los trastornos musculo-esqueléticos en los últimos 4 años.