Cómo ser un líder auténtico

Una empresa busca personal cualificado, con experiencia y conocimientos específicos para formar parte de su equipo. Sin embargo, también quiere poder contar con personas con competencias y habilidades que les permitan estar a cargo de un equipo y saber guiarlo para alcanzar los objetivos. Buscan entre los posibles candidatos la figura de líder auténtico.

 

¿Cómo es un líder auténtico?

El liderazgo auténtico es un estilo de liderazgo coherente con la personalidad de líderes y valores fundamentales, honesto, ético y práctico. Así lo describe el experto en administración Bill George, autor que desarrolló este concepto.

Aunque no existen trucos ni recetas a seguir para convertirse en grandes líderes, George defiende que cualquier persona puede convertirse en un auténtico líder desarrollando las cualidades de liderazgo.

 

Las cinco cualidades de un líder auténtico son:

  1. La comprensión de su propósito. Saber qué quiere conseguir.
  2. La práctica de sus valores. Tener muy definidos y presentes sus valores personales que servirán de cimientos para desarrollar todo lo que se proponga.
  3. Lo que lleva con el corazón. Ser consecuente con lo que piensa, dice y hace.
  4. El establecimiento de relaciones conectadas. Servir de nexo entre los diferentes miembros del equipo.
  5. Demostrar auto-disciplina. Ser constante en sus acciones.

 

Otra característica de un auténtico líder es que se guía por la compasión y la honestidad, posicionando el interés en las capacitaciones de sus empleados por encima del dinero o poder personal.

La inspiración de un auténtico liderazgo proviene del aprendizaje de las experiencias personales positivas y negativas de la vida. Estas experiencias son las que ayudarán a formar un estilo de liderazgo propio de cada persona que, junto a los fuertes valores personales, marcarán el comportamiento del auténtico líder.

 

Uno de los principales factores que definen a esta figura es su continuo crecimiento personal. Los auténticos líderes no temen admitir sus errores y trabajan para superar las deficiencias y debilidades haciéndose así más fuertes.

 

Un líder desarrolla su propio estilo de liderazgo, pero este no debe ser demasiado rígido. Un estilo de liderazgo auténtico es aquel que puede adaptarse a las nuevas circunstancias y situaciones para no desembocar en un comportamiento auténtico pero equivocado frente a los nuevos desafíos.