10 claves para gestionar conflictos

El origen del conflicto es la falta de comunicación. Esto ocurre, por lo general, cuando nuestra principal preocupación es hacer respetar nuestro punto de vista.

Tanto en el terreno personal como en el profesional, tenemos que saber cómo lidiar con los conflictos que puedan surgir y así poder gestionarlos de la mejor manera posible.

 

El conflicto suele verse como algo negativo y perjudicial, por lo que debe reducirse con rapidez. Sin embargo, en BSH Electrodomésticos España queremos ver el conflicto como una oportunidad muy productiva, siempre que se desarrollen sobre la base del diálogo y respeto de las nuevas ideas. Para ello es preciso manejarlo con habilidad y teniendo en cuenta estos diez aspectos realizaremos una adecuada gestión y resolución de conflictos:

 

1.Gestionar las emociones. Intentaremos analizar la situación de manera racional.

 

2.Detectar las necesidades de las partes implicadas. Cuanta más información tengamos, más sencillo será resolverlo.

 

3.Saber escuchar y no creernos los mejores. Evitar imponer nuestras ideas o punto de vista.

 

4.Pensamiento global. Evitar centrarnos en un detalle del conflicto y visualizar el conjunto de la situación.

 

5.Identificar el problema. Es importante conocer el porqué del desacuerdo y el problema que genera.

 

6.Aprender de los conflictos. Conviértelo en una oportunidad de aprendizaje y crecimiento.

 

7.Definir claramente el objetivo común. A pesar de los desacuerdos que puedan existir, los objetivos comunes han de ser bien definidos y tomar la decisión más adecuada para alcanzarlos.

 

8.Compromiso e involucración. Los objetivos han de ser compartidos a pesar de que existan discrepancias en cómo conseguirlos. Por ello, conviene llegar a un consenso para alcanzarlos.

 

9.Empatía, entender el origen del problema. La gestión de conflictos debe hacerse desde la tolerancia y la empatía. De este modo podremos comprender el punto de vista contrario facilitando alcanzar un acuerdo.

 

10.Evitar prejuicios. Las ideas preconcebidas obstaculizan la visión objetiva perjudicando la resolución del conflicto.

 

En definitiva, la gestión de conflictos se fundamenta en la generación de espacios de entendimiento para promover el diálogo y el respeto de las ideas .